Money In, Money Out

Articles

Cruzando fronteras en el App Store

Así hemos localizado a español nuestras apps indie para iPhone sin depreciar la experiencia para muchos usuarios.

Desarrollar apps en diferentes idiomas ha sido una de nuestras prioridades desde que empezamos a trabajar juntos. Los tres procedemos de distintos países (Reino Unido, España y Rusia) y compartimos el inglés como idioma común a la hora de comunicarnos. Probablemente por ser de orígenes diversos, hemos tenido largas conversaciones en torno a cómo afectan estas particularidades a la experiencia de usuario de nuestras apps Money In & Money Out.

Las tecnologías de localización que ha desarrollado Apple permiten estructurar apps en múltiples idiomas sin esfuerzo. Xcode permite localizaciones incrementables, así que aunque inicialmente tu app indie esté sólo disponible en un idioma, puedes añadir otras lenguas en el futuro sin mayores complicaciones ni impacto en tiempo y costes de producción.

Esto permite acceder a nuevas audiencias en otros App Stores regionales y abre oportunidades para conectar con nuevos usuarios. Echando un vistazo en el App Store en español a la oferta de apps localizadas, nos encontramos con un amplio abanico de estrategias a la hora de traducir el contenido. Estas van desde la traducción literal de la app (palabra por palabra) a través de una herramienta automática como Google Translator, hasta apps que traducen el contenido interpretándolo a su contexto de uso (regional). En nuestro caso, queríamos que nuestras apps en español (y en otros idiomas) tuvieran en esencia la misma claridad y eficiencia de uso que nuestras apps en inglés.

El trabajo de traducción per se duró un par de días. El contenido encajaba sin problemas: títulos, etiquetas y botones se visualizaban correctamente. Después de testarlas e introducir algunos cambios y correcciones, las apps estaban listas para ser lanzadas en el App Store en español. Suena sencillo… porque lo fue. Pero para que se dieran estas circunstancias, tuvimos que hacer parte del trabajo al inicio de la creación de las apps, cuando Matt, nuestro diseñador, empezó a esbozar la experiencia de usuario y la interfaz.

Nuestra estrategia de localización

Nuestro objetivo es ofrecer un producto accesible e incluyente, que cubra las necesidades y expectativas de diferentes usuarios, no sólo las de los anglófonos. Conforme fuimos desarrollando nuestras English-first apps, mantuvimos este objetivo presente, y guió muchas de las decisiones que tomamos durante el diseño y desarrollo de las apps.

 

1. Diseño incluyente

Durante el diseño de las apps, intentamos tener siempre presente diferentes tipos de usuario, y como funcionaría la interfaz para ellos. Tomamos decisiones e hicimos concesiones en favor de claridad y eficacia de uso, por encima de otras consideraciones estéticas o comerciales.

Tuvimos en cuenta en nuestras decisiones cómo ciertos elementos podían impactar la interfaz y la experiencia de usuario en otros idiomas: tipografía, imágenes, iconos, botones, etiquetas, formularios, alertas, notificaciones…

Optamos por diseñar una interfaz adaptable, para así evitar problemas comunes como contenido truncado o elementos solapados en la pantalla, algo que puede arruinar lo que por otro lado sería una buena experiencia de usuario. El idioma inglés tiene mayor número de palabras que el español, así que frecuentemente la traducción de la palabra inglesa necesita contexto o de más de una palabra para comunicar exactamente lo mismo ("Inbox" vs. "Bandeja de entrada", "Swipe options" vs. "Opciones para deslizar el dedo"...). Así que es frecuente encontrarse con etiquetas truncadas:

 

2.  Traducción de la experiencia de usuario

Nuestras apps para trabajadores por cuenta propia “hablan” un lenguaje directo y sencillo; no utilizan terminología técnica sobre contabilidad, y están diseñadas para que el usuario se sienta en control de la situación cada vez que usa las apps para registrar transacciones o enviar informes. Con la versión en español queríamos ofrecer la misma experiencia, así que hemos intentado que las apps hablen en cristiano, con el contenido, tono de voz, estilo y terminología adecuados.

 

3. Conocimiento de las convenciones regionales de iOS

El sistema de localizaciones de Apple ahorra gran cantidad de trabajo ya que no te tienes que preocupar de traducir los elementos de la interfaz del sistema operativo. Dicho esto, si te preocupan todos los detalles de la experiencia de usuario, incluidas las micro-interacciones en tu app, es importante familiarizarse con las convenciones del iOS en el idioma a traducir. De esta manera podrás utilizar la terminología apropiada en los ajustes de la aplicación y cuando solicites a tus usuarios permisos de acceso a su iPhone.

Por ejemplo, en español las opciones de Ajustes y Permisos en el iPhone están etiquetados como “Sí”-“No”, mientras que en inglés las opciones presentadas son “On”-“Off”. Google Translator traduce “Background Refresh” (el nombre de una funcionalidad que ofrece iOS) como “Actualización de fondo”, mientras que el término correcto en iOS es “Actualización en segundo plano”. De ahí la importancia de que la persona que realice la traducción esté familiarizada con las convenciones regionales y terminología del sistema operativo, para así poder llamar a las cosas por su nombre. Traducciones como "Actualización en tiempo real" son perjudiciales para el usuario, ya que crean expectativas falsas que no corresponden con la funcionalidad ofrecida.

Errores en etiquetas del iOS son comunes, incluso Apple presenta inconsistencias, ya que usa en español dos etiquetas diferentes para la Mail app ("Mail" y "Correo").

 

4. Traducción desde Xcode, testando iterativamente en dispositivo o simulador

Cuando se trata de localizar el contenido, hay dos maneras distintas de hacerlo. La más común es exportar los archivos localizables del proyecto desde Xcode para traducirlos externamente con un servicio automático (Google Translator) o humano (traductor profesional). Una vez traducidos, los archivos se importan de nuevo en Xcode. Aunque es un método relativamente cómodo y sencillo, viene con sus propios problemas, ya que el traductor no puede ver ad hoc como encaja la traducción en la app, y si ocasiona cualquier problema. Entonces, errores como estos ocurren:

Para evitar este tipo de problemas, optamos por traducir nuestras apps directamente en Xcode (no hace falta experiencia como desarrollador para editar los archivos de localizaciones). Esto permite traducir y testar directamente en dispositivo de inmediato, con la ventaja añadida de poder hacer cambios y probar alternativas para mejorar la traducción, todo esto sin efecto en tiempo y coste de producción. Una vez completada la traducción, el traductor puede compartir los archivos localizados en GitHub para que el desarrollador los añada de vuelta al proyecto Xcode. De ahí puedes compartir con algunos usuarios regionales un beta de tus apps a través de TestFlight para garantizar que todo funciona como debería.

 

5. Páginas de producto, soporte y privacidad

No tiene sentido lanzar tu app en el mercado internacional si no puedes comunicar los beneficios de tu producto o servicio en el idioma que hablan tus usuarios. El marketing que realices tiene que tener el mismo tono de voz y consistencia que tu producto. Más allá de la app, puedes y debes localizar las propiedades de la pagina de tu producto en iTunes Connect, incluyendo descripción, palabras clave, pantallazos y video promocional, cuando vayas a enviarla para aprobación. No te olvides tampoco de traducir la página promocional y política de privacidad, ya que el App Store incluye enlaces directos a estas páginas. También deberías traducir tu página de ayuda y soporte.

 

Conclusión

Independientemente de la estrategia que sigas localizando tus apps, recuerda que para tener opciones de triunfar en nuevos mercados no es suficiente con “estar disponible” en el idioma x en el App Store. Para ganar (y retener) la atención de estos nuevos usuarios es crucial tratarles con respeto y ofrecer un producto acorde con sus expectativas.

 

Money In, Money Out

Tu asistente para los ingresos y gastos de tu trabajo.